Altavoz es una asociación de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid que tiene como objetivos complementar la formación de estudiantes de Periodismo, Comunicación Audiovisual y Publicidad y Relaciones Públicas. Para lograr esos fines disponeos de la emisora de radio y del periódico digital Unión Madrid. ¿Quieres unirte al proyecto? Escríbenos a asociacionaltavoz@hotmail.com

domingo, 6 de noviembre de 2005

AL FINAL, QUEDÓ BUEN DÍA

Eran las ocho y media de la noche, y la impaciencia y la tensión se acumulaban en Radio Complutense. David, Hugo, Lupi, Eli, Rocío, Cris, Mónica, Maria, Krys, Javi, Mery y por supuesto, los Ventín (ÉL y Junior) se pusieron en marcha, por fin. Javi no conduciría al final (lo que, según algunos, seguramente salvó muchas vidas). Cris trajo su bólido, con macarrón y CD incluídos, y en media hora estabamos en O Pazo. Pazo: dícese de la casa solariega gallega, sobre todo de aquella situada en el campo (RAE dixit). Casa, era. Solariega no mucho porque hacía un frío del carajo. Lo de gallego está más que claro (por si había alguna duda, no había más que escuchar el acento mayoritario de la concurrencia). Y en el campo no sé si estaba, pero desde luego a tomar por saco, sí.
De todos modos, la cálida acogida de Sura (una diosa guardiana de algo, según dicen) y las tortillas de patatas de Guto hicieron olvidar en seguida el frío (la estufa también contribuyó…mas o menos). Para hacer justicia, hay que decir que O Conspiradoiro estaba espléndidamente acondicionado para la ocasión gracias al duro trabajo de Guto.

Tras compartir un vinito (gallego, por supuesto) y una clase magistral con el profesor Ventín (a la sazón fundador y presidente de Altavoz), nos dispusimos al disfrute de viandas y espirituosos en grandes cantidades. Guto elaboró un brebaje de color morado/rojo/mezcladeambos que según una encuesta elaborada in situ “sabía a todo y a nada”. Las Heineken comenzaron a caer una tras otra. El ron descendía vertiginosamente. Y mientras, Oasis, El Canto del Loco, Extremoduro y Héroes del Silencio inundaban la habitación con canciones que eran, más o menos, tarareadas.

El hueco de Mery y Krys, que tuvieron que abandonar la fiesta por causa de fuerza mayor, fue llenado enseguida. Primero llegó Alicia, que cumplió su palabra y apareció, contra todo pronóstico. Mas tarde sería el alicantino Alejandro quien se uniría a la fiesta demostrando mucho valor puesto que venía de currar. Y nada, la cosa siguió entre copas derramadas, partidas de dardos (Mónica le puso especial dedicación, aunque no mucha punteria), vueltas por O Pazo (y visita al gimnasio personal de Guto, donde mas de uno demostró que le hace falta mucho ejercicio), desapariciones repentinas y sospechosas (en este punto no vamos a insistir demasiado) y más alcohol (ni siquiera la falta de hielo detuvo a los más intrépidos). Lupi se dedicó a zampar sin tregua. Alejandro cayó rendido ante los encantos del sofá. Hugo saqueó las últimas cervezas con ayuda del siempre dispuesto Guto. María y Rocío cantaron el Canto del Loco mientras Mónica alababa al guitarrista barbudo. Javi y Cris se dedicaban a hacer fotos estúpidas y videos absurdos. Y poco a poco el apalancamiento se apoderó de todos. Las primeras en caer fueron Cris y Rocío, que se fueron en su bólido llevándose consigo a Alicia. David se dejó la cartera en O Pazo así que no le quedó más remedio que aguantar el tirón. El resto, tras una rápida y eficaz recogida de vasos de tubo, botellas de cristal y restos de comida convertida en proyectiles, nos trasladamos a los sofás. Allí esperamos al amanecer, entre desvaríos varios, muchas risas, búsquedas de mantas y luchas por un sitio. A eso de las ocho, partimos en busca del autobús, después de despedirnos de un Guto convertido en esquimal. Fue una búsqueda dura, bajo un frío polar. Pero gracias a la carrera de Alejandro cogimos el autobús. Por el camino a Moncloa, Eli se desesperaba con el conductor y su manera lenta, muy leeeenta, de pasar los badenes. Pero al fin llegamos. Eli cogió (esperemos) un autobús a Galapagar. Unos cogieron el metro, otros se fueron andando.

Y así acabó la noche altavocera.

En definitiva, lo pasamos bien y sirvió para que todos nos conociéramos un poco más. No estuvimos todos los que somos, ni todos los que estuvieron son (por ahora :P). Se echó de menos la ausencia de los históricos y de los altos cargos de nuestra asociación. No pasa nada, amenazamos con otra. Eso sí, la próxima, con calefacción central y medio de transporte.




2 comentarios:

J. Augusto Ventín Sánchez dijo...

Bueno bueno bueno... Pues sí, una noche fría, pero muuuuuy CACHONDA!!!
¡ah! Lo bueno se hace nota: mucho gallego. Y pa que la gente se entere, soy 100% gallego y 100% madrileño. SOY UN 200% ¡¿ENTENDIDO?! ;-p jajajja

Tenemos que reunirnos para terminar el alcohol que sobró. ¡¡¡QUIERO TODAS LAS FOTOS QUE SE HICIERON!!!

Se notó la partida de Mery y Cris! Os debemos una!!!
Ali demostró que es una mujer de palabra. Y cómo no...SUPER ALEJANDRO nos hizo reír. ;-p

Podría decir cosas de todos, pero vamos, como es la 1:22 de la madrugada y quiero irme pa cama, sintetizaré: ¡¡¡COJONUDOS TODOS!!!

pd.: entrad en mi blog
http://elojoquijotesco.blogspot.com

Julián dijo...

Vaya, vaya... ya veo que lo pasásteis bien. Siento enormemente no haberme unido a la fiesta. Mi intención era ir pero al final se complicó la cosa en el trabajo y me fue imposible.
A la próxima me apunto ya llueva, truene o lo que sea como que me llamo Julián.

Un abrazo fuerte a todos!!!!

Ficha de Altavoz

Mi foto
Contacto: asociacionaltavoz@hotmail.com